domingo, 12 de octubre de 2008

Sobrevivir al fracaso

El Viernes vi la película “Separados”, no sé si sabréis cual es, es una de Jennifer Aniston y Vincent Vaugh en la que una pareja rompe y… vaya, creo que no pasa nada más, simplemente una pareja rompe… En fin, dejando a parte la crítica de la misma, la película me trajo algunos recuerdos, todos malos, sobre cierto momento de mi vida. Claro que he de decir que no se parecía en absoluto a lo que me pasó a mi, ya que la ruptura que tiene lugar en el film se aleja bastante de las rupturas de la vida real, que aunque a veces la realidad supere a la ficción, lo de esta peli no hay quien se lo trague... ¡ups! iba a dejar a parte la crítica de la película, ¿no? Ya lo dejo, ya.

Yo, por suerte o por desgracia, sólo he vivido el final de una relación. Digo por suerte o por desgracia porque supongo que, aunque no es mi caso, habrá finales que te dejan un relativo buen sabor de boca y, aunque todo haya terminado, sientes que mereció la pena. Como ya he dicho, no es mi caso. Aunque no me voy a poner a contar aquí mi historia, no tengo ganas de hacerlo, la verdad, sólo quiero intentar describir lo que se siente (o por lo menos lo que yo sentí) cuando todo se acaba.

Cuando dejas a alguien después de casi 4 años de relación, es porque no puedes más, porque estás cansada de luchar, de buscar una solución a algo que no la tiene. Estás hundida en el fango, y cuanto más intentas salir, más te hundes.

Cuando llevas tanto tiempo de relación, ya das por hecho que él es el hombre de tu vida, imaginas tu futuro siempre a su lado, conoces a su familia y él a la tuya, compartís todo. Y de repente tienes que tomar “esa” decisión, y os puedo asegurar que es mi caso fue la decisión más difícil de toda mi vida, y también la más acertada, aunque eso lo sé ahora.

Lo que yo más recuerdo es la sensación de completo fracaso, sientes que llevas mucho tiempo trabajando en algo, poniendo toda tu ilusión y tus energías en seguir adelante, y de repente todo se va a la mierda. Además, cuando eres tú la que rompes, tienes que cargar con el insoportable peso que supone hacer daño a otra persona, y no a otra persona cualquiera, sino a una de las más importantes de tu vida durante los últimos años. Tienes que luchar contra la compasión que sientes hacia él, porque si te vence puedes dar marcha atrás (cuántas veces estás a punto de hacerlo…) y retomar una relación por compasión es el error más grande que se puede cometer.

También estás profundamente decepcionada. Decepcionada contigo, con él, con el amor, con la vida en general… y piensas de manera pesimista, sobre todo en todo lo que a la relación hombre-mujer se refiere, y dejas un poco de ser tú.

Pero el tiempo lo cura todo, y recuperas la fe en el amor, y te enamoras. Entonces todos los recuerdos malos va a parar a un pequeño rinconcito de tu cerebro, donde poco a poco son sepultados bajo nuevos recuerdos, recuerdos maravillosos formados al lado de una persona igualmente maravillosa que te hace feliz, te quiere y te respeta.

Eso va por ti, amor mío, te quiero muchísimo.

3 comentarios:

Miriam dijo...

Que bonito!!!!

Me ha gustado muchísisimooooo!!!
Es verdad, todos alguna vez vivimos momentos duros con el amor, momentos en que nos sentimos las personas más débiles y frágiles en ese momento y que no vemos el final del camino, pero de algún modo inexplicable, siempre lo encontramos, siempre salimos adelante...y eso es lo importante.

Bueno pues na que sepas que me ha gustado mucho...sobre todo la dedicatoria del final ha sido un buen gesto hacia la otra persona.

Que bonito es el amor!!

Besitos

almudena.. dijo...

¡¡Hola!!

Bueno, antes de nada aviso: Me temo que este comentario va a ser un comentario tipo entrada... ya sabeis, de esos en los que me pongo a escribir y al final escribo más en el comentario que en las entradas de mi blog....

Bueno, al lío que me pierdo.

Me siento totalmente identificada contigo en cuanto a lo de plantearse dejar a alguien. Cuando llevas mucho tiempo y todo el mundo conoce a todo el mundo ya no sólo rompes tú, sino también tus padres, tus hermanos y tus amigos, y no sólo rompes con él, sino también con sus padres, sus hermanos y sus amigos. Pero, aunque parezca una decisión muy dura y muy dificil, que nunca sabes si serás capaz de tomar, un día, ves la luz, y sabes exactamente qué es lo que tienes que hacer. Lo ves claro. No hay futuro en esa relación y es mejor acabar cuanto antes.

En mi caso yo dejé a mi novio, con el que había empezado a comprarme un piso. Jajajaja. muchas veces lo pienso ahora y seguramente ya llevaríamos la mitad de la hipoteca pagada y el euribor ni nos molestaría.... Bueno, nosotros exactamente no nos compramos el piso de forma conjunta, eso es lo que me salvó.... Cuando empezó el bum inmobiliario y los pisos estaban aún medio asequibles (estaban empezando a amenazar con subir a lo bestia), mi ex-suegra que pa eso de los negocios era un lince vio que había que espabilarse y dio la señal para un piso, que en principio pagaba ella pero luego sería para nosotros. La verdad es que la idea no fue nada mala, ella podía pagarlo y nosotros no, pero en ese momento los pisos estaba genial de precio. Creo recordar que este era un piso de 90 m, 3 dormitorios, 2 baños, trastero, garaje y piscina, no se si por 16 o 17 millones de pesetas... claro, entre el 20% que hay que dar mientras se construye y que estoy hablando de que esto fue hace 9 o 10 años pues... ¿Que nos quedaria ahora de hipoteca? En fin.... que entre que no estaba yo muy convencida de que él fuera el hombre de mi vida y que su madre me agobió con sus buenas intenciones yo me vi obligada a poner tierra de por medio... Y la verdad es que fue duro. Primero dar el paso pero luego tener que dar explicaciones a todo el mundo y que los demás te comprendan....

Aunque... yo creo... que lo malo no es tener que dejar a otra persona, sino que te dejen a tí, y eso lo pude comprobar en mi siguiente relación. Claro, cuando tú vas a dejar a alguien ya sabes el final de la historia, no hay nada nuevo, pero cuando te dejan y encima cuando no te lo esperas pues es cuando se desmorona todo tu mundo y todos los planes que tenías para corto - medio plazo ya no sirven para nada.

Recuerdo que empecé a salir con mi segundo ex despues de dejar a mi primer ex. El segundo siempre pensó que igual que había dejado al primero le dejaría a él también y empezó a comportarse de un modo muy celoso, no me dejaba hablar con chicos, no podía tener amigos, en fin... se comportaba de un modo que lo normal es que le hubiera dejado de verdad, pero como el amor es ciego y las chicas a veces somos tontas pues....... yo continué con el porque le quería, le amaba ciegamente y él era el amor de mi vida.... En fin... que él siempre tenía el come-come de que iba a conocer a otra persona y le iba a dejar plantado ¿y que pasó? Que el que conoció a otra persona fue él, y un día se plantó en mi casa y me dijo ahí te quedas que yo me voy con la otra.....

Claro, yo me quedé hecha polvo, sin creermelo, intentando arreglarlo, etc, etc. Durante una semana fuí una autentica zombi. Fue la peor semana de mi vida con diferencia.... No comí y adelgacé mogollon. Estaba todo el día llorando y no me relacionaba con nadie... No podía creer que todo aquello que teníamos entre los dos se hubiera esfumado como por arte de magia, no podia creer que él ahora estuviera con otra tan feliz y tan contento... no podía creer muchas cosas....

Pero... Como dice mi amiguita Ruth en su entrada, al final... encontre otro amor. Y ahora me doy cuenta (bueno, ahora exactamente no, que ya hace mucho que lo se) de que no era otro amor cualquiera, no. Era El Amor, con mayuscula. Él era, y es la persona ideal. Y ya sé que no creo que pudiera haber sido mas afortunada al ser dejada por mi segundo ex, que en realidad no merecía la pena. Y también sé que lo bueno de caerse es volver a levantarse y que siempre tienes otra oportunidad en la vida y que no hay nada mejor en este mundo que ser feliz.

besitos!
almudena..

Elena dijo...

Queremos a Arturo!!!! queremos a Arturo!!!!

;-)

Fdo: La major "amiga" de Shrek... jajajaja....